lunes, 17 de septiembre de 2012

Todo comenzó con una cadena de abrazos..


Apareciste en mi vida un 3o de mayo, como una persona más con la que salir de fiesta & compartir locuras nocturnas. Comenzaste siendo el amigo de Rebe, aquel chico supersimpático con la sonrisa pícara que luego descubrí que se llamaba Mario. Adornaste mi noche de escapada con conversaciones sobre llaves en buzones y bailes encima de las tarimas & respondiste a mis abrazos como si fuesen lo más natural del mundo. Volviste a aparecer dos semanas más tarde, entonces ya te habías convertido en un compañero de fiesta más, el conductor nocturno encargado de llevarme a casa, un ladrón de pulseras profesional, aquel cuyo olfato traicionaba pues le abría el apetito, un chico que me prestaba atención & se esforzaba por bailar conmigo :) Un 15 de junio en el que me hacía veinteañera decidiste que ya era hora de tener mi msn, convirtiéndote así en aquel que me aguantaba noche tras noche, que me entretenía a altas horas aun teniendo que madrugar al día siguiente, un nuevo amigo que me proponía planes & me evadía del resto del mundo. Fue un 2o de junio cuando decidimos dejar las salidas nocturnas, dando lugar a un magnífico día en la playa y pasaste a ser el chico que corría solo por la playa, aquel que me tiraba cáscaras de pipas, el que se ofrecía para recogernos por la noche para que pudiésemos salir en su compañía. Esa misma noche te convertiste en el dueño de mis abrazos, abrazos que me iban amarrando un poquito más a ti, fuiste un pequeño camarón de un color rojizo del cual me costaba esfuerzos separarme, un compañero de baile siempre dispuesto, el taxista que me dejaría en casa después de una noche que quedaría para el recuerdo. Pocos días después, en la mágica noche de San Juan, te ofreciste como mi salvador proporcionándome un plan alternativo, una cena en mi, desde entonces amado, Corner Hut. Me relataste mil y una historias entreteniéndome así hasta la hora de las hogueras para después evadirte del mundo en una de tus carreras, comportándote como el caballero que siempre has sido, pensando como siempre en lo mejor para mí. Finalmente llegó el tan ansiado 26/06... con un plan de película nos dirigimos al cine, donde pasaste a ser el dueño de mis caricias, para más tarde convertirte en mi acompañante bajo un cielo estrellado poblado de nubes, dejando de ser mi amigo para ser mi amante, repartiendo besos & abrazos en el capó de tu coche, esquivando las horas del reloj, tratando de alargar aquel instante lo máximo posible, pues ninguno sabía que pasaría después. Los días pasaron & dejamos de ser dos para convertirnos en una pareja más. Desde entonces alegras cada uno de mis días y todo lo que un día fuiste ha quedado en recuerdos porque ahora tienes mil & un nombres, todos distintos & únicos al mismo tiempo. Eres mi apoyo en los malos días, mi refugio en las noches frías, mis suspiros, mi amigo psicólogo al que cuento todo, mi amante apasionado, mi taxista particular, mi motorista favorito, mi compañero de locuras, mi payaso, mi fiestero empedernido, mi sensatez cuando se apodera de mi la locura, mi terremoto, mi ayuda ante las decisiones difíciles, mi cordura, pero también mi locura..

A día de hoy... ¡tú lo eres todo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por leerme y dejarme un trocito de vosotros mismos, es algo que me encanta.